¿QUIERES LEER ALGUNA DE LAS CARTAS QUE HEMOS RECIBIDO?

Llevamos más de 2.000 cartas enviadas y todo gracias a vosotros. ¡Mil gracias por ayudarnos!

Carta recibida el 17.03.2020

No te conozco pero aquí estoy.

Hola! escribo desde Uruguay. Un pequeño país en América del Sur.
Me encuentro trabajando desde casa, ya que aquí el virus recién esta llegando y los que podemos nos quedamos en casa y de esa manera ayudamos a que el numero de casos sea menor.

Quiero darte mi apoyo, y el animo de que vas a recuperarte muy pronto!!
Debes mantener la calma, cierra tus ojos e imagina que en unos días esta pesadilla ya pasara. Podrás abrazar a los tuyos, respirar profundo y valorarás todo aquello que quizá antes no.
Intenta ver el lado bueno de la tormenta, este virus vino a enseñarnos mucho. No importa de donde venimos, si somos ricos o pobres, si somos profesionales o no, jovenes o adultos, no importa en que hemisferio estemos, estamos igualmente expuestos a tenerlo. Y gracias a eso, el mundo esta unido, las personas estamos unidas, en una misma realidad. Quizá antes no se le decía buen día al vecino, pero hoy gracias a lo que estamos viviendo, muchos se ofrecen para hacerles las compras a los vecinos más expuestos al riesgo.

Lucha! no te des por vencido, NO ESTAS SOLO, SOMOS MUCHOS REZANDO POR TI. Encomienda tu cuelpo y alma a San Pio de Pietrelcina, santo que durante su vida terrena mostro gran amor por los mas enfermos.

Arriba! Somos una gran familia unida.

Carta recibida el 17.03.20

Hola soy una chica de 27 años. Seguro que estas un poco aburrido/a. Hemos de buscar alguna rutina para que esto se haga más ameno... yo cada día rezo un poco, leo y escribo. Escribir me gusta mucho.
 
Me hablaron de esta iniciativa de escribir a alguien que no conozco y enseguida me apunté. Te contaré un poco sobre mí. A pesar de ser tan joven hace un año supere un cáncer bastante grave. Estuve mucho tiempo con quimios, hospitales, encontrándome fatal y operación incluida. ¡Fue muy duro, pero también me enseñó muchísimas cosas!
¡Valorar un simple café o una conversación con alguna enfermera! Me encantaba! Incluso   me   imaginaba   paisajes   bonitos   como   el   mar   o   un   barco  navegando.
 
Hay que intentar sacar lo bueno siempre. Te pasó algunas reflexiones que aprendí con todo esto:
 
El cáncer, enfermedad tan dura, nos ha acercado a Dios de una manera tan grande y ha ayudado a tantas personas que sólo por eso nos ha compensado. (muy difícil de decir a veces). Hay que ser feliz siempre, durante todo el camino, un camino nada fácil. Claro que hay días malos (¡somos humanos!) y nos podemos permitir estar mal, pero luego hay que levantarse otra vez. Es difícil de conseguir, pero si lo consigues has llegado a una de las metas en la vida.

Apreciar las cosas más pequeñas. Como un buen respiro, un rayo de sol en la cara, un buen café en buena compañía, unas risas en familia, anécdotas de tus abuelos, etc. No es necesario tener lo que uno quiere para ser feliz. Uno de los mayores lujos que hemos experimentado con todo esto es valorar cualquier detalle y momento por muy insignificante que parezca. El dolor te hace más humilde y comprensible. Claro que nos enfadamos, pero a veces la recompensa es mayor. Ser agradecido. Todas las personas que tenemos y las nuevas que hemos conocido gracias a esta enfermedad. Ojalá supieran lo felices que hemos sido y el bien que nos ha hecho y gracias a TODOS ellos que han estado día tras día viviendo con nosotros esto. Confianza: Básica en todo momento: En Dios y la Virgen. Has sabido aceptar Su voluntad con una sonrisa. Y cuando uno acepta y confía en Sus planes serás feliz pase lo que pase.  
Como puedes ver soy una chica a la que la enfermedad le ha acercado más a Dios. No sé si tú eres creyente o no. Pero me encantaría que si no lo eres leyeses un poco sobre el cristianismo. De verdad me hace ser muy feliz y me ayuda mucho. Me encantaría que me contases tu historia y conocerte algún día. Mi número de teléfono es el XXXX. Por si un día quieres escribirme o llamarme.
 
¡Animo estas semanas! ¡Intentemos no llegar a la desesperación! Un abrazo fuerte

Carta recibida el 18.03.20

Hola, 

Soy XX, trabajo en una empresa de telecomunicaciones. Quiero que recibas un abrazo muy grande de mi parte!!!!!

Os tenemos muy presentes en nuestra corazón y en nuestras oraciones. Cada día salimos a nuestros balcones para aplaudir por vosotros que estáis siendo muy valientes y por las personas que os están curando. 

Sed fuertes y luchad con todas vuestras fuerzas!!! Tenemos un sistema sanitario muy bueno y van a hacer lo máximo porque salgáis adelante. 

Si pudiésemos os iríamos a dar un abrazo allí mismo, pero eso llegará, no dejes que el miedo se apodere. La vida son momentos buenos, regulares y no muy buenos pero al igual que has salido de ellos en otras ocasiones también lo harás en esta ocasión.

La sociedad entera está luchando porque se solucione  esta situación cuánto antes, se está obteniendo material médico, apoyo de personal, se está luchando por una vacuna para curarlo y prevenirlo. Cada uno de nosotros, en nuestras profesiones, estamos luchando para poner nuestro granito de arena y superar este bache juntos.

Aunque a veces se vea todo muy oscuro, luego de repente todo da la vuelta y mejora. Estoy seguro que en tu caso va a pasar eso. Prométeme que vas a coger fuerzas y que vas a luchar como nunca.

Nos vemos muy pronto, ya verás!!!!

Un abrazo muy fuerte!!!!!

Carta recibida el 18.03.20

No te conozco pero aquí estoy :)

Buenos días desde Barcelona,


Decirte que te envío todos los ánimos y fuerzas para recuperarte! & mucha paciencia, la madre de la ciencia
si te encuentras con ánimos, dedícale un tiempo a recordar tu pasado, aquellos buenos momentos en los que veías series o películas antiguas con tu familia o tus amigos! es un buen momento para volver a tener momentos felices y alegrarte el dia
pídele a alguien de tu alrededor tu canción favorita de la infancia, así vuelves a ser niño

Un abrazo gigante & toda mi energía positiva porque estoy segura que todo va a salir bien.

Un abrazo gigante,

Ánimos guerrero/a!

Carta recibida el 19.03.20


NO TE CONOZCO PERO AQUI ESTOY

 

Querido amigo o amiga,

 

Aunque no te conozco siento la necesidad de escribirte para que sepas que, en estos momentos de dificultad, tienes a mucha gente detrás apoyándote desde la distancia.

 

Llegar a una edad madura tiene sus riesgos para este tipo de enfermedades con las que nos estamos enfrentando hoy, pero ten presente que tu fortaleza mental y espiritual puede con todo, incluso con los achaques físicos y la debilidad.

 

Por eso me decido a escribirte, para decirte que tu vida vale mucho la pena y que vas a salir de esta. La vida que has vivido seguro que ha tenido momentos dulces y no tan dulces, dificultades de todo tipo, alegrías, penas. Seguro que en todas esas circunstancias las personas que te han acompañado han sido fundamentales.

 

Somos seres sociales que necesitamos de los demás. La soledad que puedas estar sintiendo ahora no es real. Tu cariño y buenas acciones estarán en el recuerdo constante de los que te quieren y que no dejan de pensar en ti, pero también en gente como yo, que aunque no te conocemos, te tenemos en nuestra mente y en nuestro corazón. Valoramos y queremos mucho a nuestros mayores porque son ejemplo de lucha, de sabiduría, de generosidad y de sencillez y humildad. Tenemos mucho que aprender de vosotros y por eso queremos que sigáis ahí. Sois nuestra referencia y quienes nos habéis dejado la sociedad avanzada que hoy tenemos en España. Y eso que habéis pasado épocas en vuestra juventud mucho más difíciles.

 

Gracias por estar vivo y ánimo que esto pasará pronto.

Tu amiga Marta

PD. Tengo 51 años y 4 hijos. Y ellos y mi marido también se acuerdan de ti.